Mar. Jul 7th, 2020

Dr. Joaquin Balaguer

Legado Historico

Hace 58 años que Balaguer creó el Consejo de Estado

3 min read

A mediados de diciembre se cumplieron 58 años de que el presidente Joaquín Balaguer anunciara la constitución de un gobierno provisional denominado Consejo de Estado, cuya presidencia quedó bajo su control. La medida del gobernante obedeció a recomendaciones del presidente John F. Kennedy, cuando se encontraba en Puerto Rico, en tránsito hacia Venezuela.

Durante semanas, los comisionados del mandatario estadounidense, Arturo Morales Carrión y el cónsul Calvin Hill jr., sostuvieron encuentros con la dirigencia política dominicana buscando alternativas que permitieran la instalación de un gobierno que organizara elecciones libres para establecer el orden y la tranquilidad en el país.

Específicamente Hill jugó un papel decidido en la salida de los hermanos Héctor y Petán Trujillo, que a su regreso al país pretendían mantener el control político de la nación. El plan de los hermanos del dictador, según el politólogo Eduardo Latorre, contemplaba el asesinato del presidente de la Unión Cívica Nacional (UCN), doctor Viriato Fiallo y el apresamiento, y posterior deportación del presidente Balaguer.

“El cónsul Hill logró que Balaguer aceptara una petición de Negro Trujillo para que el Banco Central le canjeara un millón de pesos por la misma cantidad en dólares. En cambio, el mandatario incumplió con la demanda de Petán de que se mantuvieran inalterables las ´propiedades de la familia Trujillo”, expresó Latorre.

Después del forcejeo constante que mantenían “los cívicos”, el 1J4, el Movimiento Popular Dominicano y el Partido Socialista Popular por expulsar a Balaguer del poder, los esfuerzos resultaron infructuosos. El presidente, en cambio, logró consolidarse y ganar la confianza de los norteamericanos, quienes le otorgaron la responsabilidad de decidir si los marines estadounidenses que estaban en alta mar, 1,800 en total, debían tocar tierra dominicana.

Semanas antes del anuncio de la constitución del gobierno del Consejo de Estado, con Balaguer y el Lic. Rafael F. Bonelly, como presidente y vicepresidente, y como miembros, los supervivientes del complot contra Trujillo, Antonio Imbert Barreras y Luis Amiama Tió, los políticos presentaron varias propuestas de gobierno para detener el caos imperante en esos momentos.

La UCN presentó la formación de una junta de siete miembros, con Viriato Fiallo a la cabeza, que fue rechazada por Balaguer y los militares. “Los militares no se oponen a la junta, pero debe seguir como presidente el doctor Balaguer”, expresaron. Y, además, exigieron protección para sus miembros y que no se les enviara ante los tribunales por los hechos durante la época de Trujillo. Demandaron, asimismo, que no se tocara su presupuesto de ese año (1961), al tiempo que propusieron la celebración de elecciones en dos años.

Una ultima propuesta, considerada la mas “descabellada” consistió en un gobierno colegiado de siete miembros, presidido por el jefe de las Fuerzas Armadas, general Pedro Rodríguez Echavarría.

El politólogo Latorre, como punto de interés de la efervescente situación imperante observa que el Partido Revolucionario Dominicano, y su presidente, el profesor Juan Bosch, decidió no tomar parte en el Consejo de Gobierno, aunque Balaguer le había enviado un mensaje en el que hacia la propuesta de nombrarlo (a Bosch) en la secretaría de las Fuerzas Armadas, y luego de la renuncia de Balaguer el presidente del PRD asumiera la presidencia de la República, como establecía el régimen sucesoral de la época. Mediante esta maniobra, Rodríguez Echavarría retornaba a las FF.AA.
Aunque el plan nunca se hizo viable, la razón que dio Bosch de no aceptarlo fue que la situación “pondría a la juventud de clase media en su contra”. En su libro Crisis de la Democracia en América, el ex presidente del PRD y del PLD, expresa que la Unión Cívica Nacional había convertido la situación “revolucionaria” que se presentaba en los hechos, en una lucha contra los Trujillo, es decir, contra el pasado, no contra el presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *